-Anda, cuantas verduras…

-Anda, cuantas verduras… -Exclamé impresionada.

Desde la parte delantera de aquella casita, no se percibía ni por el aroma, el huerto tan fresco y aromático que tenían, era un paraíso en el actual procedimiento del mercado alimenticio.
-Bueno querida niña, si te fijas en esos tomates, podrás comprobar que son gordos, y algunos incluso se han acabado rajando un poco por los lados.-Así comenzó la explicación-  Para lograr un cultivo tan sabroso, primero debes conocer la forma de cultivarlos, y cuidarlo.

Los tomates pueden compartir espacio de plantación con  la acelga, la albahaca, el ajo, la cebolla, la col, la escarola, la  lechuga o el  puerro.
Se debe plantar en un lugar resguardado y cálido con seis horas de sol al día.

Necesita un suelo que contenga humus o materia orgánica, por lo que en esta época en la que llega el invierno es adecuado cavar el terreno y enterrar compost, te explicaré luego como puedes hacerlo tu misma.

Después, cuando se va regando, se le añade en el agua un poco más de compost diluido en la misma.
Para favorecer el paso de flor a tomate hay productos como el cuajasán, y, cuando los frutos empiecen a engordar, puedes abonar con algún fertilizante rico en potasio.

Pero recuerda que siempre bajo la aprobación ecológica.

Yo, lo planto directamente aquí. También te enseñare como hacer un semillero mas adelante por si tú no lo quieres poner directo en la tierra, o no tienes posibilidad de ello.
Para evitar la aparición de hongos, es mejor regar los tomates por goteo, así la humedad no será excesiva.

Conforme crece tendrás que cortar los tallos principales para que emita más ramificaciones y más flores y tomates. Una planta menos frondosa prevendrá también la aparición de hongos.

Es importante que no hayan diferencias respeto a la humedad de la tierra, su riego ha de ser fluido y constante en su medida. Un riego inadecuado ayuda a la aparición de una enfermedad llamada podredumbre apical.

Puedes ayudar  en la polinización soltando abejorros o instalando una estación polinizadora.

Finalmente podrás ir recolectando los tomates según vayan estando listos, lo sabrás por su aroma y color.
Y recuerda que para combatir las plagas, puedes introducir otros insectos benignos que coman al insecto destructor para esa planta; o en otro caso, siempre buscar un insecticida natural, ya sea casero o adquirido en una tienda ecológica de garantía.

tulum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *