Así es (Capt 30)

-Así es- declaró el señor- pero realmente el que se gana el sueldo en ello quizás haya perdido la ganancia de esa temporada, y coman  pan con aceite en esos meses. Pero como dice el dicho “nunca llueve a gusto de todos” pero la naturaleza es sabia, es verdad que con ríos secos tampoco cultiva uno, es un dilema que a veces debemos pasar, es como por ejemplo el leñador que hace cuatro trailer de leña y cuando se pone a venderla la gente le dice que no prende en sus chimeneas, o como la empresa que saca muchos kilos de azúcar y llaman de los establecimientos comerciales con que las bolsas empaquetadoras están rotas y no pueden venderlas.

-Hombre- dijo padre- pero lo vuestro es peor, el azúcar es la misma en todo el año, la leña es más para el invierno pero vosotros sois de temporadas, de temperaturas, de vientos, de agua sol y nubes.

-Claro, nuestro trabajo es la naturaleza, y sobre todo el ecológico porque el convencional con los químicos todo se arregla y todo se vende, hasta la fruta se congela y luego se revende, pero nosotros, lo hacemos todo con amor a la salud del mundo, y claro que no dependemos de algo rutinario o manejable, por ello los agricultores, somos personas especiales.

-La lastima- dio voz ahora la señora- es que se esta perdiendo la pasión por esta labor.

-Es un trabajo muy duro y difícil- Dije yo con toda mi sinceridad juvenil.

-Pues la verdad que lo es, es un trabajo sin horarios, un trabajo que te quemas la espalda y la frente en verano, y que coges pulmonías por mojarte los pies en invierno, pero es el trabajo de nuestros antepasados. Y no había nada mas bueno, que comer lo recolectado y dar de comer a tus comensales lo que con tu propio esfuerzo habías cosechado, y el que tenia zanahorias, lo cambiaba por el que cosechaba patatas, y el de las lechugas lo canjeaba por tomates, y no había dinero de por medio, y el que tenia cabrito por patatas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *