Harina para el pan. (Cap 12)

pasta-1181189_960_720

La comida continúo con una platica sobre adultos común, estado político, empleos, sueldos y parados, o no parados.

-Yo no siempre he vivido así- le dijo la señora a madre. –Yo antes salía a trabajar a una fábrica de limones, y válgame Dios, cuantos químicos llevan esos limones.

Llevan químicos hasta en el agua que los lavan, y para mantenerlos brillantes usan cera, y bueno, la verdad es que oler un limón o una naranja recién traída o cosechada del huerto, tiene un aroma dulce, o agrio, pero tiene aroma a natural.

Sin embargo, cuando ya habían pasado esos cítricos por todo el proceso de lavado, y preparación de conservación y llegaban a mis manos para empaquetarlos, la verdad, no olían a nada, aunque te los pegases a la nariz.

-Que bueno está el pan- anuncié- jamás he probado un pan tan blandito, esponjo y sabroso.

Todos los adultos rieron.

-Me alegro de que te guste ese pan lo he cocinado yo.

-¿Enserio?

-Sí ¿quieres hacer pan una tarde?

-¿Es ecológico?

-Sí, también lo es, lo cocinamos con harina blanca de trigo, lo compramos en Ecogrinbi.

– ¿Has dicho Ecogrinbi? Allí compremos nosotros miel- le explicó mi madre.

-Yo compro muchas cosas allí, espera a que veas el postre.

Retiramos la mesa entre todos, en esta casa, todos colaboramos en conjunto, hombres y mujeres.

-Al igual que yo también ayudo en la cosecha y en el huerto, él también ayuda en las tareas del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *