Lo ecológico protege tu salud y el medio ambiente. (Cap 4)

granada

-Te he dicho que no, eras muy tonta-Gruñía la niña mas corpulenta de clase.

-Pues es verdad y no se dice tonta, es una palabrota-le di por respuesta.

-Venga luego en el patio me lo demuestras.-Los niños de los pupitres contiguos se burlaron al compás, lo que provocó mis sollozos.

-¿Qué está pasando aquí?- intervino Claudia la profesora de matemáticas- estáis en un examen-cuando se percató de mis lágrimas brutas se acercó-pero cielo, ¿qué es lo que te pasa?

-Nada.
-Algo debe pasarte, acaba tu examen  y luego nos vemos a la hora del recreo.

La profesora Claudia tan firma, amable y a la vez estricta colocó sus brazos tras su espalda y continúo hasta su mesa, a sus quehaceres, laborales o personales.

-Higía creo que tienes algo que contarme-me atrapó mi madre nada mas recogerme en las puertas del colegio-me ha llamado el director, te has pasado llorando todo el examen.

-Es verdad, lo siento mucho, pero yo sólo defendía mis ideas ante Marta. Pero ella siempre me empuja y me dice tonta.

-Bueno vayamos por partes-me aconsejó madre-tienes ahora dos cosas que explicarme. Primero quién es Marta y la relación que os une. Segundo que haces hablando en un examen.

-Marta-comencé a desvelar el suceso-es mi compañera de clase, ella siempre dice que yo nunca tengo razones,  y que mis cosas no son bonitas y las suyas sí.

-¿Qué cosas son bonitas?-Me frenó madre con su pregunta.

-Por ejemplo ella tiene lápices con muñecos en la punta.

-¿Desde cuando tenéis problemas hija?

-No lo se.-Era cierto, nunca supe a que se debía aquella negatividad, bueno al final sí lo descubrí.

-Mira yo no creo que sea correcto llevar muñecos al colegio aunque sea de decoración. Como mucho te compraré uno para hacer los deberes en casa, pero prohibido llevarlo a clases. Y ahora dime porque tienes que hablar en un examen.

-Pues le dije que los árboles hablan-confesé.

-¿Cómo?-Se sorprendió.

-Ella le decía a sus amigas que las clases no valen para nada y menos las de matemáticas y naturales, dice que es una mierda. Y yo

-No digas palabrotas por Dios Higía, te vas a quedar castigada.-Me entrecorto madre.

-Lo siento, sólo repito lo que pasó, y yo, le dije que sí es importante y que los árboles hablan y ella me llamó tonta y me quería obligar a hablar en voz alta con los árboles en el recreo, para burlarse de mí, menos mal que me obligaron a quedarme en el aula.

-¿Cómo se habla con los árboles?-Quería saber mamá.

-No lo sé, pero anoche soñé después de la pesadilla con uno y ya sabes eso que dices tú…

-¿Y qué es eso que digo yo?

-Pues que la realidad supera la ficción.

-Vaya, aprendes muy deprisa lo que quieres,-madre me alborotó el pelo de forma cariñosa-¿y qué te dijo el árbol?

-Pues que a él tampoco le gustan los químicos y que antes los niños le regalaban sus primeros besos.

-Tú aun eres joven para besar a los niños si a eso te refieres, pero creo que respecto a los químicos ha llegado la hora de que aprendas que significa ecológico y así podrás relajarte. Es muy sencillo, a cambio de enseñártelo tienes que hacerte amiga de Marta, esa niña tiene cosas que aprender de ti y tú de ella.

-¿Qué? No.-Le dije con las manos alzadas y la cara desencajada con unos ojos lobunos.-Estás mal mamá-anduve más rápida para alejarme de ella.

-Si corres tanto te vas a peder lo que significa y no lo pienso repetir dos veces-me informó.

-Esta bien, cuéntamelo todo.

-La comida ecológica tiene muchos más nutrientes por sus cuidados naturales.

-¿Eso es todo?

-Bueno, se aconseja que deberíamos consumir los alimentos cerca de donde son producidos, o al menos si no dentro del pueblo o ciudad, sí del país, ya que al ser naturales deben ser consumidos antes que los que llevan conservantes. No merece la pena comer algo ecológico y que no este al menos reciente en su recogida, es mejor que sea del propio país, sea cual sea el país donde vivas.
-¿Y qué mas?

-Pues, no solo ayudan a la salud de quien los consume si no que ayuda al medio ambiente, ya que no deja los residuos químicos en el aire y éstos no se expanden. También consumir alimentos de origen animal ayuda al propio animal, pues los de comercio rápido viven peor que los que salen a pastar. Y bueno, hay vinos, bebidas, leche, de todo.

-¿Dulces también?

-Sí, golosa, sí, y por los zumos no preguntas ¿eh?.

-Yo soy golosa ya lo sabes.

-Anda mas te vale que me traigas un nueve en el examen esta tarde, y que le des las gracias a la señorita Cloe.

-Sí lo haré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *